La villa que quiso ser capital

Casi todos los días paso por esta calle, una de mis favoritas. Pero pocas veces me detengo a ver sus edificios, su estructura y los comercios, que marcan el pulso económico de un Madrid que crece más deprisa de lo que pueden asumir sus ciudadanos. Sigue leyendo