Pasear por el medievo de Buitrago de Lozoya

Con la excusa de buscar un pueblo interesante donde deambular tranquilos con las gazapas, llegó a nuestros oídos que en Buitrago del Lozoya se iba a organizar un mercado medieval. Allí que nos fuimos sin pensarlo porque tengo que reconocer que hay pocas cosas que me gusten más que los mercadillos donde uno puede encontrar de todo, y si eso se adereza con la indumentaria adecuada, además de un condumio sabrosón, entonces voy de cabeza esté donde esté.

El mercadillo era mi objetivo prioritario, pero al acercarnos a Buitrago me di cuenta de por qué era tan popular su mercadillo medieval, ¡era vivir un flashback!, de esos que salen en las películas con un filtro borroso. El pueblo todavía conserva su entramado medieval con una preciosa muralla que lo rodea, con lo que los puestos medievales no hacían más que acrecentar un escenario ya de por sí precioso.

mercadillo-medieval-buitrago-del-lozoya-02-e1346147072281

Buitrago huele a historia profunda, a aquella que proviene de dominación morisca y situación de importante señorío durante el Medievo y que dotó a la villa central de una bonita arquitectura, aunque la mayor parte de ella se quemó durante la ocupación napoleónica y terminó de perjudicarse en la Guerra Civil. Recuperada de tan duros avatares, Buitrago es hoy un tranquilo recinto donde pasear con los enanos es toda una aventura. Todo el afán de mis hijas era subirse a la muralla del siglo XI y recorrer sus 800 metros, cosa que se puede hacer por un módico precio para los adultos y gratis para los menores de 12 años, y si encima lo adornas con la historia de alguna princesa rescatada por un príncipe (aunque en mi interior tuve tentaciones de contar que el salvador era el dragón ¡ya está bien de tanto príncipe!), mejor que mejor.

buitrago2

Además cuenta con un Alcázar semiderruido que sirvió de residencia a personajes ilustres como Juana la Beltraneja (enemiga de su tía Isabel la Católica), la casa del bosque, una casa de campo que perteneció a los Duques del Infantado (a 2 km del pueblo), la preciosa Iglesia de Santa María del Castillo, el Puente del Arrabal y el Museo Picasso. ¿Y porqué aquí el Museo Picasso?, me pregunté… pues resulta que las pinturas que están en su interior las donó al pueblo su peluquero Eugenio Arias Herranz, amigo íntimo de Picasso ¡qué cosas!, (tendré que empezar a entregarle a mi peluquera Amparo algunos de mis valiosos escritos por si alguna vez me hago famosa y quiere donarlos al barrio).

Todo Buitrago se encuentra rodeado por el río Lozoya, con lo que la villa realmente resulta impresionante, aunque hay que reconocer que en algunos puntos huele un poco mal (eso es para el Ayuntamiento).

Nuestra visita además resultó triplemente sorprendente porque además de alucinar con sus intríngulis arquitectónicos encontramos dos joyas hosteleras que paso a relatar a continuación:

La primera es la tienda Tartarte. El escaparate parece un muestrario de esculturas pero en realidad son tartas imposibles, como no podría contaros en este post lo realmente flipantes que resultan, os lo contaré en el próximo porque necesito espacio para poder relataros la mil maravillas que hacen juntos una ilustradora y un pastelero. Pero para no dejaros con las ganas os pongo su web www.tartarte.com

la loca de los gatos

La segunda es un local que se encuentra a las afueras, y que se llama La Selecta. ¡Ya me gustaría que alguno de la capital tomara nota de lo que se cuece allí! Un sitio perfecto para padres con hijos, donde, además de un gran espacio para tomar una cerveza, café o picar alguna vianda bastante rica y ecológica, entre una curiosa decoración muy hogareña, hacen teatro, organizan charlas, presentaciones y demás eventos para padres culturetas, mientras los niños se deleitan a su gusto en un rincón (bastante amplio) hecho a su medida, es decir: un mini teatro de títeres, disfraces, juguetes, libros, mesas para pintar, etc, eso si es que no tienen alguna actividad para niños. Mis hijas estuvieron sin rechistar toda la tarde mientras nosotros estábamos absortos en una charla sobre astronomía, con avistamiento de estrellas por la noche. ¡Un plan perfecto para concluir el día!

Por cierto, unas buenas fechas para ir a Buitrago es en Navidad cuando hacen un belén viviente con más de 200 actores y que ha sido declarado Fiesta de Interés turístico, además del Corpus Christi, con una impresionante misa con escenas relativas a la Última Cena. Aunque su ubicación a los pies del puerto de Somosierra, en la Sierra de Guadarrama promete unas preciosas rutas por los alrededores perfectas para que los niños se desfoguen a gusto como cabras montesas en la naturaleza.

belen1

¡Enhorabuena a los de Buitrago que se lo montan fenomenal!

2 pensamientos en “Pasear por el medievo de Buitrago de Lozoya”

  1. Muchísimas gracias por la mención!!!
    Nos alegra mucho que pasaras por la tienda y que te gustaran nuestras tartas “imposibles” 🙂

    Esperamos que vuelvas muy pronto!!

    Un abrazo,

    Juanita y Andrés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *