Playas de agua dulce en Madrid ¡Salvajes y naturales!

Lo malo de vivir en el centro de la capital es que el calor aprieta más de lo normal y los refugios acuíferos se limitan a unas cuantas piscinas públicas, en las cuales hay menos sitio libre que un domingo de agosto en la playa de Gandía. Ahí solíamos terminar toda la familia cuando el calor empezaba a hacer mella en la paciencia y el buen humor.

Y, como eso de ir con una bolsita con un libro, el monedero y una simple toalla terminó hace tiempo, ahora vamos como si nos fuéramos de acampada 15 días: las 2 burbujas, las pistolas de agua, los cubos, las regaderas, las palas (¿para qué si solo hay césped…?), los muñecos sumergibles, dos bañadores de recambio, las super toallas donde cabemos los 4 y otras 2 para secarlas a ellas, la sombrilla,  las meriendas por si les entra hambre y 2 litros de agua por si les entra sed, 3 tipos de bronceadores, las pinturas y el libro de pintar, las cartas de Bob Esponja… y si cabe, mi eterno libro que tiene más paseos encima que mi perra.

Y ahora, con todo ese cargamento piscinero, busca un recoveco para descargar a la tropa sin poner el culo en la toalla de al lado, y si tienes suerte, lo suficiente apartado para que el de al lado no te escupa las pipas de girasol sobre la tuya. En fin, que el día de descanso se convierte en un infierno en todo su apogeo.

El caso es que menos mal que ahí está mi partener para descubrirme que Madrid abarca mucho más que mi barrio y que resulta, que si sales de la ciudad, hay todo un universo natural que es más digno de los Pirineos que de nuestra Comunidad Autónoma.

Así descubrí que en Madrid existen unos recintos llamados “Piscinas naturales” donde uno puede darse un chapuzón en agua de río (y no se trata del Manzanares), lejos del ruido, del calor, y rodeado de árboles (no de las aglomeraciones porque hay algunas en las que no se puede ni entrar).

Y, como son unas cuantas, algunas más preparadas que otras, he decidido escribir un post donde podéis descubrir las más conocidas. Os aseguro que os gustarán y mucho más a vuestros hijos, ya que para ellos será como una auténtica aventura.

 En general, las piscinas naturales son algo más salvajes que una piscina convencional, en eso reside su encanto, y las que están menos acondicionadas también tienen la ventaja de ser  las que menos gente tienen. Aunque para los cómodos también podéis encontrar algunas con césped, chiringuito, sombrillas y hasta motos de agua (¡¡horror!!).

Ahí os las dejo:

En Aranjuez, la entrada tranquila del Tajo ha formado una pequeña playa sin apenas profundidad perfecta para los niños, La Pavera. Está preparada con mesas, papeleras y aparcamiento.

la pavera2

Piscinas naturales de La Pavera

A 60 km de Madrid capital, en la localidad de Cercedilla, en el Valle de la Fuenfría, el curso del Arroyo de la Venta, antes de convertirse en el río Guadarrama, dibuja unas pequeñas pozas a modo de piscinas naturales que están totalmente acondicionadas para el baño. Conocidas como Las Dehesas, se encuentran tratadas con cloro y poseen instalaciones de todo tipo como quiosco de información, aparcamiento, mesas y fuentes. Además es un excelente punto de partida para los amantes del senderismo ya que desde allí se abren innumerables rutas para conocer esta sierra. Hay que pagar un precio de unos 5 € por adulto y 3 por niño.

Las Dehesas

Las Dehesas

En la cuenca alta del Manzanares, la zona de baño natural de Canencia, muy cerca del pueblo, es una pequeña represa del arroyo de Canencia se ha adaptado un lugar para bañistas con mesas, fuentes y juegos infantiles, totalmente gratuita. En San Martín de Valdeiglesias, en la cuenca del río Alberche se encuentra el único embalse acondicionado para el baño en la Comunidad de Madrid, se trata del Pantano de San Juan. Ofrece 14 km de playas, además también es el único donde se pueden utilizar embarcaciones a motor para deportes acuáticos y, en las calas más escondidas, se puede hacer nudismo.

pantano de san juan

Pantano de San Juan

En la misma cuenca del Alberche, la zona recreativa de La lancha del Yelmo, cerca de la Sierra de Gredos, hay una piscina natural para el baño y para actividades deportivas como la vela, el remo, la pesca, la bicicleta o la escalada. Tanto el pantano de San Juan como la Lancha del Yelmo tienen entrada gratuita.

Pero el río Alberche da para mucho, ya que el embalse de Picadas es otra de los baños naturales que se nutren de él. Allí te puedes bañar entre árboles, es de acceso gratuito y cuenta con una zona recreativa con barbacoas y mesas.

Embalse de picadas

Embalse de Picadas

Otras de las opciones es ir a Lozoya, allí podrás disfrutar de las pozas del Jarama, de acceso gratuito. Tienen diferentes profundidades y los alrededores ofrecen espectaculares paisajes naturales. Mucho menos acondicionada y en un estado casi salvaje, no podrás creer que estás a tan sólo 80 km de Madrid, es un lugar perfecto para olvidarse del calor y del ajetreo de la ciudad.

A pocos kilómetros, en Lozoyuela, Las Presillas de Rascafría, sobre el Lozoya, se encuentran a los pies de la sierra de Guadarrama. Son gratuitas pero cuenta con instalaciones básicas como césped, aseos y quioscos.

Las presillas de rascafría

Las presillas de Rascafría

Pero si lo que buscas es algo más auténtico y solitario, pasando las Presillas se encuentra un lugar mucho más recóndito en el que poder disfrutar entre pinos, fresnos y robles, se llama la Cascada del Purgatorio y merece la pena darse la caminata para poder verla y que ya he hablado de ella en otro post. Aunque está prohibido el baño por tratarse de un Parque Natural, siempre puedes remojarte los pies.

camping en lozoya´14

Cascada del Purgatorio

También en Rascafría, La Isla se encuentra formada por una pequeña presa del Lozoya. Cuenta con instalaciones de parking, mesas, aseos y quiosco.

La isla

La Isla

Buitrago de Lozoya, cuenta con el área del río Sequillo, son de las piscinas más preparadas para los bañistas ya que cuenta con instalaciones deportivas, agua clorada, restaurante y una amplia red de senderos en los alrededores. Para acceder a las instalaciones hay que pagar entre 3 € por adulto y 1,50 € por niño. En Puebla de la Sierra, el río del mismo nombre se nutre de multitud de arroyos, muchos de ellos secos durante el verano, pero que a la altura de Torrelaguna, han formado pequeñas pozas también conocidas como las Pozas del Berrueco. El acceso es gratuito a la mayoría de ellas.

En Horcajo de la Sierra, muy cerca del robledal de La Tejera, el arroyo Madarquillos forma una represa apta para el baño que cuenta con un área recreativa totalmente gratuita.

La tejera

La Tejera

Pero si lo que buscamos es una verdadera playa con agua salada y un largo paseo de arena fina alrededor, sólo tenemos que acercarnos a Parla, dispone de sombrillas, dos merenderos y un parque infantil. Está pensada para el chapoteo porque apenas cubre pero cuenta con un tobogán gigante pensado para los más pequeños, eso sí, esta vez son totalmente artificiales, Madrid no da para tanto.

12 pensamientos en “Playas de agua dulce en Madrid ¡Salvajes y naturales!”

  1. Joder, no tenía ni idea de que hubiese tantas piscinas de éstas. El próximo día que vayas avísame. Yo te llevo todos los juguetes de las niñas. Por cierto, aparte de extenso y bien documentado, te doy la enhorabuena por tu excelente redacción

  2. Quiero comentar que si alguien va por la zona de avila, en un pueblo qe de llama Candeleda hay una piscinas naturales increibles; el agua viene directamentede de la sierra de Gredos! Os lo recomiendo!!
    Qué paséis buen día!!!!!!!

  3. Hola! Muy bueno el post!
    A todos los que conozcáis estos sitios, estaría genial si nos comentarais si va mucha gente o no… Por ejemplo, yo conozco las Presillas de
    Rascafría y en verano se ponen como la piscina del barrio del Pilar… Hasta la bola. Son bonitas, eso sí!

    1. Muchas gracias Inés. Si, efectivamente hay algunas piscinas a las que es mejor ir entre semana porque los fines de semana son peores que cualquier piscina municipal, suelen ser las más accesibles y las que más preparadas están ,aunque hay otras más escondidas y más salvajes en las que apenas encontrarás gente, aunque sea fin de semana. Aunque, en Madrid somos tantos, que estar solo, solo, es realmente difícil 😉

    1. Pues la verdad es que no me suena, pero para ser sincera es una de las pocas que no conozco personalmente. Cuando me documenté para escribir el reportaje sí que dejaban bañar, aunque como a veces cambian las cosas tan rápido no me extrañaría que ahora no dejaran. Siento no poder aclararte más. Si me entero de algo te lo digo.

  4. Hola alguna me puexe decir como ir con mi hija..no tengo coche..y si hay para este verano algun camping cerca (para bañarse)?..gracias por la atencion

      1. Hola María, yo conozco un camping más o menos cerca de Las Presillas, se llama Monte Holiday, aunque siempre habría que ir en coche a las piscinas, desconozco si hay autobús aunque como están justo en frente del Monasterio del Paular, me imagino que sí que lo habrá.
        Las piscinas de Las Dehesas y Las Berceas son más populares así que creo que también habrá transporte público hasta ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *