¡Vienen dos! Guía de salvamento para padres múltiples

Cuando me dijeron que tenía dos pequeños cachorros en mi interior  no sabía si reír o llorar; podía ocurrir pero no lo tenía en mis planes y el shock fue grandísimo, así que hice las dos cosas a la vez: reí y lloré (para qué escatimar en sentimientos). Pero para los que estáis en ese momento de incertidumbre, no os preocupéis, no conozco a ningún padre de múltiples que haya muerto en el intento, y por el contrario, os convertirá en unos padres tan especiales que seréis la envidia de vuestro edificio, barrio o calle. Aquí os dejo algunos consejos para poder ser padre de mellizos, gemelos, trillizos… o lo que venga, sin tener que renunciar a respirar.

Estaba histérica, toda mi vida había dado un vuelco en apenas en dos palabras: “Vienen dos”, ¿dos qué?… ¿dos gases?, ¿dos maridos?, ¿dos médicos?… ¡¡¿dos qué?!!. Era algo inconcebible, pero no tan raro en los últimos tiempos, así que en ese momento mi cabeza se bloqueó y no sabía qué sentir, ni qué decir, ni si tenía que estar contenta o no, en ese momento lo único que tenía era confusión, oleadas de sentimientos enfrentados que mi cara no sabía reflejar. El médico me miraba sin pestañear, creo que había visto más reacciones como esas en los últimos meses, así que estaba curado de espanto.

El caso es que al salir de la clínica, mi cabeza despertó y un billón de billones de preguntas se empujaban por salir de mi boca y yo solo podía mirar a mi pareja con los ojos muy abiertos y decidir cuál de ellas iba a abrir la caja de Pandora de las preguntas infinitas. ¿Y ahora qué?, ¿nos cambiamos de casa, de coche, de trabajo, ¡de vida!?. No estábamos preparados para asumir tanta responsabilidad y trabajo, así que nos entró un tembleque de piernas que nos tuvo sentados en un banco del parque un par de horas.

Recién nacidas con apenas 2 kg de peso. ©J.R. Aguirre

Recién nacidas con apenas 2 kg de peso. ©J.R. Aguirre

Después de aquel primer momento de pánico absoluto y de felicidad a la vez, decidimos que lo mejor que se podía hacer era tomárselo con filosofía, humor y agarrar las riendas de aquel torbellino de sentimientos. Y, os puedo asegurar que esa es la clave de ser padre de múltiples: la manera en la que te tomas las cosas.

Hemos conocido padres de trillizos muy calmados y padres con un solo hijo que estaban desesperados, y yo creo que todo se reduce a cómo te organices y la manera de afrontar las cosas (opinión personalísima, claro).

Un solo carrito hasta los 3 años. ©J.R. Aguirre

Un solo carrito hasta los 3 años. ©J.R. Aguirre

Lo primero que hice fue ponerme a buscar páginas web donde alguien me asesorara sobre lo que iba a pasar, si tenía que comprar un carro doble o no, y cual, cunas dobles, habitaciones dobles, dejar de trabajar, cual era mi baja de maternidad, que pasaba si nacían prematuros, si dormiría el resto de mi vida, ¡¡¡ahhhhh!!!, pero lo cierto es que apenas encontré información hace 6 años (ahora hay más), así que aquí os dejo unos pequeños consejos a seguir, si este es tu caso, para que puedas disfrutar de la experiencia, que te puedo asegurar que ha sido la más impresionante y buena de mi vida… eso sí, todavía no he llegado a la adolescencia, entonces ya os contaré… tiemblo con solo pensarlo.

1.- No estáis solos, en los últimos años los padres de gemelos se han multiplicado una barbaridad, y lo mejor que podéis hacer es asaltarlos cuando os crucéis con uno por el camino y que os cuenten sus experiencias. Seguro que os tranquilizaran mucho.

2.- Existe una asociación de partos múltiples llamada AMAPAMU, que te ayuda en temas de bajas, subsidios y papeles, además de proporcionarte información y consejo, rebajas en productos esenciales como pañales y leche, cuentan con un mercadillo de segunda mano donde te aconsejo compres toooooodo lo que vas a necesitar a la mitad de precio. Nosotros hemos comprado el carro, las sillas del coche, la ropa, los juguetes, bañeras… sin necesidad de tener que hipotecar la casa.

Bañera con anillo. ©Jose Ramon Aguirre

Bañera con anillo. ©Jose Ramon Aguirre

3.- Tómate las cosas relajadamente y no pretendas ser la mejor madre o padre del mundo. Los niños demandan mucho, son egoístas por naturaleza, y tú debes atenderlos, pero no eres superwoman, así que ellos tendrán que aprender a esperar a que el otro hermano termine el biberón, el baño, los mimos, o cambiarle el pañal. Deben asumir que son dos, y aunque te parezcan  muy pequeños, ¡son muy listos!, así que no te agobies si mientras das un biberón el otro llora desesperadamente y te mira con ojitos de cachorro desvalido, al poco tiempo lo asumirá y se calmará. También esto les convertirá en personas más aptas para asumir ciertos retos y compartir, hacerse más independientes y comprender que no somos sus esclavos (aunque a mis hijas les encantaría tener un látigo para subyugarnos siempre que quisieran).

4.- Elimina trastos innecesarios y no compres demasiadas cosas para los bebés. En las tiendas encontrarás miles de pijadas para que la estancia del bebé en la Tierra sea lo más agradable posible y supuestamente más cómoda para ti, pero no te engañes, no hace falta tanto para tenerle contento y tú tendrás el trastero, en apenas unos meses, tan lleno como tendrás el maletero de tu coche a partir de ahora. Mi experiencia personal se redujo a una bañera que se apoyaba en mi bañera con una pequeña hamaca (porque fueron prematuras y se escurrían como anguilas), y pocos meses más tarde, directamente en la bañera dentro de un anillo de baño. Dos únicas cunas, nada de moisés ni nada por el estilo, unas cunas grandes que les sirvieron hasta que tuvieron 3 años (las de Ikea), y cuando eran muuuuy pequeñas (una de ellas apenas llego a los 2 kg de peso), les poníamos toallas enrolladas alrededor para que no se perdieran en los oscuros rincones indómitos de la cuna.

Imprescindible 2 hamacas ©J.R. Aguirre

Imprescindible 2 hamacas ©J.R. Aguirre

El carro doble es quizás de las cosas más importantes, escógelo bien o te pesará muchos años. Cada uno tiene su estilo y gustos, pero nosotros vivimos en una casa pequeña y sin ascensor así que la posibilidad de un supercarro estilo monovolumen todoterreno se fue al garete desde el principio. Y observando a la mayoría de padres múltiples nos dimos cuenta de que casi todo el mundo se compraba la famosa silla doble Mc Laren; es decir, una sillita plegable de toda la vida pero doble; pesa poco, ocupa poco y es tan dura como la cabeza de mi abuela. El coche mejor en paralelo que en hilera (el peso hace que sean imposibles de manejar a los pocos meses). Fue la mejor compra de todas, la tuvimos hasta que el peso de empujarla nos provocó dolores lumbares y tuvimos que iniciarlas en el deporte del senderismo por ciudad desde bien pequeñas (cosa que agradecemos enormemente porque ahora no se quejan nunca cuando hay que andar, sea donde sea).

Las mochilas también nos vinieron bien, sobre todo cuando salía sola y no podía coger la silla, las dos niñas, la bolsa de los cambios, los biberones, mi bolso, y demás aparejos maternales que entonces llevaba. Así que una siempre iba adosada a mi cuerpo, mientras la otra iba encajada en una cadera a modo de madre africana.

Compartiendo juguetes ©J.R.Aguirre

Compartiendo juguetes ©J.R.Aguirre

5.- El dilema de dar el pecho o no es muy común. Pese a todas las insistencias de las enfermeras prolactancia natural, nosotros decidimos seguir el más sabio consejo que han dado en relación a los partos múltiples: “Lo primero es velar por tu salud y tranquilidad mental, y solo así podrás asumir con la calma de un monje tibetano todo el trabajo que se te viene encima” (me lo dio mi médico y acertó) y  así, escogimos el biberón. Para mí fue una decisión muy acertada, (claro, que este tema es muy personal) al imponer horarios (no como en la lactancia materna) todo fue mucho más fácil. Conseguimos dormir seis horas seguidas al segundo mes de vida, y además mi marido disfrutaba de poder alimentar a las gazapas, mientras yo dormía a pierna suelta.

1ª cena solas. ©J.R.Aguirre

1ª cena solas. ©J.R.Aguirre

6.- Horarios ingleses y organización militarpero sin condicionarnos la vida. Os puedo asegurar que los horarios son  imprescindibles y, aunque muchos amigos que no tenían hijos en esos momentos pudieran vernos como bichos raros cuando nos íbamos a casa a las 8 de la tarde en verano, fue imprescindible cuando eran muy pequeñas para poder montar una rutina y que nos dejaran tiempo para descansar y reponernos de la intensidad del día. Pero también es cierto que cuando llegaban las vacaciones, como ya tenían cogidos los horarios, nosotros podíamos salir por la noche a  tomar una caña y ellas se quedaban dormiditas en su carro sin protestar. Y si había algún día especial, tampoco pasaba nada porque no durmieran ¡era nochevieja!.

El tema de la organización también es clave. Eso de improvisar al momento se acabó cuando ellas decidieron improvisar y venir juntas. Todo está muy marcado, los procesos de cualquier cosa: los baños, las comidas, los biberones, las salidas, el orden de vestirse, orden, orden y orden… y solo así podrás organizar tu cabeza, tu vida y tener tiempo para ti (algo imprescindible sino quieres que al final tus gremlins sean peores que en la propia película y terminen contigo).

Inseparables. ©Jose Ramon Aguirre

Inseparables. ©Jose Ramon Aguirre

7.- Y, lo más importante: ¡disfrutad a tope! y sacad una sonrisa de cualquier momento exasperante. Vívelo, es una experiencia alucinante si sabes encajarla y disfrutarla. Tocarás cacas con la mano, te vomitarán en los pantalones, llevarás mocos pegados a tu ropa durante cuatro años, te convertirás en enfermero, en médico y en psicólogo, olvidarás cambiarte de bragas y de ducharte, el maquillaje llevará adosado unas cuantas legañas ajenas, tendrás que ser juez y parte en muchas ocasiones, te convertirás en la envidia de los negociadores europeos, montarás un blog para desahogarte de tus penas…, pero te convertirás en una madre/padre todoterreno capaz de superar cualquier cosa. De hecho es algo que debería ponerse en el currículum como la mayor capacidad de mando, de formar equipo, de superación, de trabajo incansable, de superar problemas, de jornadas laborales que duran meses… y todo con una sonrisa en la cara. Asúmelo eres padre/madre de múltiples.

¡Bienvenido a una nueva vida!

De chulapas en las fiestas del barrio. ©Jose Ramon Aguirre

De chulapas en las fiestas del barrio. ©Jose Ramon Aguirre

Un pensamiento en “¡Vienen dos! Guía de salvamento para padres múltiples”

  1. Son uno cosnsejos maravillosos y muy útiles es totalmente cierto. Nosotros tmb somos múltiples y he pasado por cada detalle que has publicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *