Al Mercado de Cervantes con niños. Una vuelta por el siglo de Oro

Creo que no hay mercado temático en España con más caché que este. Mis hijas alucinan cada vez que las llevo, y os puedo asegurar que eso de ir de mercadillo no es lo suyo, si no lo mío. Pero, la promesa de un torneo de justas y un paseo en camello convence a cualquiera…

Así es, el Mercado Cervantino que se celebra a principios de octubre (este año toca entre el 6 y el 12 de octubre de 2017) en Alcalá de Henares, hace que nuestros planes cambien por completo. No existe cumpleaños, parque temático o fiesta familiar que nos desvíe del planes previsto: Ir a los juegos y teatrillos que se organizan en esas fechas en Alcalá de Henares.

Mercado cervantino. Torneo de Justas

Mercado cervantino. Torneo de Justas

No pongo en duda que se trata del mercado temático más importante de España, con casi 200.000 visitantes (prepárate para recibir pisotones) ya que el despliegue que se hace por todo el centro de la ciudad es de aúpa: tiendas con tejados de paja donde se venden jabones artesanales, aceites y otras esencias aromáticas, recetas de las abuelas y tatatatarabuelas de pasteles ancestrales, panes ecológicos de todo tipo, artesanía de la buena, buena (es decir, no la que se compra en el chino), collares, diademas de flores, pulseras de hilos y plata, muñecos de trapo… Vamos que a mis hijas se les saltan los ojos de las órbitas nada más atravesar la puerta de entrada de la ciudad.

Mercado cervantino

Mercado cervantino.

El Mercado Cervantino coincide con la Semana Cervantina, que se hace en honor a Cervantes en la ciudad sobre el 9 de octubre, y supone una de las mayores atracciones que se hacen en su homenaje pero no la única, ya que también hay lecturas dramatizadas, jornadas gastronómicas de aquel entonces, y decenas de eventos más. Pero, sin duda, el colorido y despliegue de este mercado es lo que más gente atrae, y os aseguro que merece mucho la pena verlo.

La caracterización es impresionante. Todos van disfrazados de aquella época, y está prohibido dar bolsas de plástico en las tiendas (en aquel entonces se estilaba más la palmadita en la espalda y te lo llevas en la mano); tampoco pueden los vendedores llevar reloj de pulsera,  hablar por el móvil, llevar joyas atemporales (nada de baratijas de plástico) o usar balanzas electrónicas, sino las balanzas romanas con las pesas de hierro.

Hay una zona infantil donde los niños pueden ver un torneo de justas impresionante, también hay cuentacuentos, juegos medievales, atracciones varias, pueden montar en camello o en burro y sumergirse en aquel siglo de sombreros de tres picos y caballeros andantes. Pero este año ha triunfado por completo la grande de animales pequeños; donde las niñas han podido coger conejos, pollitos, tocar a las cabras y ver como es un pavo de verdad, y no lo que tiene mi sobrina de 12 años.

Por supuesto, que también andan por allí los protagonistas: Don Quijote y Sancho Panza con asno y todo, además de un gran elenco de actores que darán una vidilla particular a las calles, músicos ambulantes, bailes de todo tipo y titiriteros.

Mercado Cervantino

Mercado Cervantino

¡Todo un despliegue que merece la pena conocer a pesar de ir más apretado que un garbanzo en un cocido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *