Merendando por el centro al estilo casero

¡Vuelven las meriendas!, pues sí queridas madres y padres, no sé si os ocurrirá a vosotros, pero a mí tener hijos me ha traído cientos de recuerdos olvidados de mi niñez, y uno de ellos es el de aquellas meriendas de bocadillo de chorizo o Nocilla (si tu madre estaba de buenas) y el Cola cao a media tarde… ¿En qué momento dejé de merendar?. Pues la verdad es que no lo recuerdo, pero me encanta volver a hacerlo (aunque luego me esperen un par de horas de remordimiento supino).

Aquí os descubro algunos de los sitios más “molones” para ir a merendar, preferiblemente con amigos. Es decir, locales de ambiente hogareño, tipo salón de la abuela, dónde los sillones de orejas están solicitadísimos, y las recetas caseras están a la orden del día. Eso sí, con más variedades de tés que en el mismísimo Londres, cafés procedentes de los altos cafetales de Colombia y tartas americanas caseras de la altura del Empire State.

Un clásico que no pasa de moda es la Chocolatería Valor, en la  calle Conde de Peñalver 43, es uno de esos sitios por los que merece la pena ensanchar las caderas. Gran variedad de chocolates y muchos churros. Eso sí, suele haber colas para ganarse una pequeña mesita en la terraza en plenas navidades con una rasca que arranca la piel, pero la experiencia merece la pena. Aunque los camareros precisamente no son los más simpáticos del lugar…

Chocolatería Valor

Chocolatería Valor

Chocolateria Valor

Para darnos un homenaje de chocolate pero con más glamour abrieron hace unos años Cacao Sampakaen la calle Orellana, 4. Tengo que reconocer que no tengo el placer de probarlo, pero en cuanto me pueda escapar no dudaré en ir. Su estética es mucho más moderna, y el chocolate procede de las plantaciones de Venezuela y Ecuador. Y para los que se quieran llevar a casa, venden unos bombones (que sí he probado), que son para alimentarse solo con ellos. Por cierto, dicen que tienen chocolate al gin tonic… habrá que probarlo.

Cacao Sampaka

Cacao Sampaka

Otro clásico para los amantes de las tardes en el barrio de La Latina es el Delic Café, en la Costanilla de San Andrés, 14. ¡Qué buenos tiempos he pasado allí! Una mezcla de estilo étnico y modernillo acoge, especialmente los domingos por la tarde, a los que buscan una sobremesa relajada, en su terraza cuando hace sol, y en su interior, si es que cabes. A este sitio es mejor ir entre semana si queréis estar tranquilos, aunque si lo que queréis es ambiente o “pillar cacho”, es el sitio perfecto para los fines de semana. Mojitos a tutiplén, pero también unas estupendas tartas de zanahorias, chocolate y avellana…

Delic Café

Delic Café

Pomme Sucre, en la calle Barquillo 49, pone la nota pija a las meriendas. Aunque es más una tienda de dulces y chocolates que un sitio para merendar, no podía dejar de nombrarlo porque según dicen (creo que lo probé una vez pero no me acuerdo ), sus cruasanes alcanzan la categoría de ambrosía de los dioses. Tiene truco, y es que el obrador es de un discípulo de Paco torreblanca (un gurú de la repostería). La cola para comprarlos se sale del local.

Pomme Sucre

Pomme Sucre

Una de mis favoritos, es el Lolina Vintage, en la calle Espíritu Santo 9, (aquí sí he estado). Un pequeño local que te hace tener un flashback a los 70, con  su papel pintado en las paredes y muebles vintage. Tranquilidad y buena música de ambiente perfecta para ir con amigas como si estuvieras en el salón de tu casa, y tomar sus riquísimas tartas acompañadas de un elenco de infusiones varias. También cuentan con ensaladas, tortillas o mojitos.

Lolina Vintage

Lolina Vintage

En el mismo barrio, en la Corredera Baja de San Pablo 10, se encuentra otro de esos locales modernos que han abierto hace un par de años, Italiana Madrid. Una mezcla de librería especializada en literatura italiana y cafetería que, según dicen, ofrece uno de los mejores cafés de la capital. Se llena de gafapastas con ordenador en mano y tiene mucho ambiente por las tardes, pero por la mañana se puede disfrutar de un ambiente tranquilo.

Italiana Madrid

Italiana Madrid

Otro de mis rincones pendientes de disfrutar, (aunque lo conozco por fuera) es el pequeño jardín que se esconde en el interior del Museo Romántico, en la calle San Mateo 13. Café del Jardín, es muy tranquilo, parece un trocito de París ubicado en el barrio de Tribunal. Dicen que sus tartas de zanahorias obligan a varias noches de ensaladas.

Café del jardín

Café del jardín

Y, de un rincón de París, a uno en londres. Living in London, en la calle Santa Engracia 4, es el típico salón de té que uno se imagina cuando va allí, aunque para sincera yo nunca vi uno en Londres. Pero si hay que hacerse una idea podemos recordar el salón de la abuela de Piolín, o el de la famosa merienda de Mary Popins cuando reían hasta subir al techo (¿a que ese sí que os suena?). Paredes tapizadas, manteles de hilo, galletitas y vajilla inglesa de la época victoriana. Por supuesto, no puede faltar una amplia variedad de tés, tartas y pastas. ¡Ah! y no olvidéis echar un vistazo a su curiosa carta estilo inglés: sopa caliente de hongos, sopa fría de remolacha y yogur, sándwiches de paté trufado con cebolla confitada, ensalada de cous cous y pollo o milhojas.

Living in London

Living in London

En Augusto Figueroa 2Harina es un lugar dónde he terminado merendando con las niñas alguna tarde que otra tras un largo paseo por el Retiro. Minimalismo en blanco, pero acogedor, cuenta con una agradable terraza mirando hacia la Puerta de Alcalá. y con un horno de pan propio donde se puede ver cómo elaboran artesanalmente con masa madre todos los productos que se venden en la tienda. Bollos, y panes variados, además de zumos naturales, ensaladas y sándwiches.

Harina

Harina

Por último, Mama Framboise, en la calle Fernando VI, 23, es la primera boulangerie francesa en Madrid donde puedes disfrutar de la mejor gama de bollería, pastelería, bizcochos, quiches… todo preparado por las manos de Alejandro Montes (medalla de oro en 2010 en el Open francés de postres) y Ángel Sánchez. Un ejemplo: la tarta de 8 texturas de almendra, la de yogur con frutas rojas y sus muñecos de Jengibre.

Mama Framboise

Mama Framboise

Todo estupendísimo pero nada comparable a los bocadillos de chocolate de los 80.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *