“El Fabuloso” para padres y madres desvocados

Hace tiempo que conozco El Fabuloso. Me llevó una amiga hace unos cuantos años, cuando acababa de abrir y el garito tan solo era conocido para algunos asiduos al barrio y crápulas en busca de algo distinto. Me encantó. Entonces decidí que escribiría un artículo sobre él y hable con su dueña, la famosa Silvia Superstar, ex de Killer Barbies, para que me proporcionase alguna información. El caso es que Silvia debía estar muy ocupada sirviendo los estupendos mojitos del local o haciendo de relaciones públicas porque aquella información prometida nunca llegó y yo me lo pensé mejor, y decidí guardar el secreto de aquel local que tan buenas noches me hace pasar de vez en cuando, para que no se convirtiese en uno de esos locales de gente pija con portero impertinente con escáner en los ojos.

El Fabuloso

Tras un tiempo de aquello el Fabuloso me volvió a la mente, aunque lo cierto es que últimamente no he podido disfrutarlo demasiado (ya se sabe que cuando eres madre la perspectiva nocturna cambia mucho y, donde antes veías una juerga flamenca en cualquier lado, ahora la juerga sería dormir en tu camita del tirón), y me acordé de aquellas noches bailongas con ritmos sesenteros que me inducían a moverme como en las películas de Concha Velasco, es decir, a lo yeyé, y decidí desvelar este secreto a voces que es El fabuloso, uno de los reductos más diferentes y de gente rara que podremos encontrarnos en la zona.

El Fabuloso

Muy cerca de la Plaza de la Luna, donde antes deambulaban prostitutas y clientes, metido en un callejón, El fabuloso regala una decoración kitsch a todo aquel que llegue pronto y todavía pueda echar un ojo entre los cuerpos que abarrotan el local. Sillones retro sacados de cualquier mercadillo, decoración variopinta donde la haya, y una planta baja que hace las veces de salón del abuelo en horas tranquilas y cubículo de perversión, miradas turbias pasada de largo la media noche, y bailoteos como si no hubiese un mañana.

Camareras de pechos tatuados que parecen salidas de cualquier escenario de banda punk y mucho ambiente rock, cuero y pin-ups donde los vatios apagan las conversaciones de la tarde con ritmos de soul, rock de garaje y música bizarra. Por allí podrás encontrarte algún famoso alternativo de la talla de Vaquerizo y Alaska, además de mucho gafapasta y modernillo con ganas de marcha y ligoteo.

big

Sin duda, el lugar perfecto para disfrutar de una copa tranquila a primera hora y perderse del todo a última. Local perfecto para canallas sin remisión y madres despendoladas tras dejar a sus vástagos colocados con los parientes toda la noche.

Liberación total!!

Dónde: Calle Estrella, 3. Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *