En busca de la castaña otoñal con los niños en el Castañar del Tiemblo

Pocos lugares cerca de Madrid son tan sugerentes como lo es el recorrido que ofrece el Castañar de El Tiemblo. Da igual la estación del año que sea, este castañar siempre ofrece esos paisajes melancólicos y lleno de magia donde la luz del sol se filtra entre las hojas de los árboles y en los que parece que los duendes y las hadas nos asaltarán en cualquier parte del camino.

Por lo menos eso es lo que me parece a mí este mágico lugar, y lo que les parece a mis hijas, que otoño tras otoño, nos recuerdan que ha llegado el momento de nuestra cita anual con esta preciosa ruta senderista, apta para niños, en la localidad de Ávila.

¡Bienvenido al recorrido por el Castañar de El Tiemblo!

Ruta con niños por el Castañar de El Tiemblo

¿Qué puede haber más sugerente para un domingo otoñal que pasear sobre las hojas de los castaños? Miles de años se hayan pisados por nuestras botas senderistas y la promesa de contar durante el recorrido alguna que otra historia que traslade a mis hijas a un mundo donde este paisaje sea el protagonista.

Está claro que, estos rincones donde los huecos de los árboles caídos han sido dominados por el musgo, esconden duendes y hadas, y que, en algún páramo cercano se esconde el lobo de Caperucita roja; o al menos eso es lo que les cuento a mis hijas para encandilarlas y convencerlas de hacer esta ruta senderista.

La verdad, es que recoger castañas también es un buen aliciente para animar a los niños, a parte de su particular belleza, su corta duración, que es circular y apenas tiene desnivel, y que es uno de los pocos castañares que tenemos cerca de la Comunidad de Madrid, lo que no es poco.

La ruta senderista del Castañar de El Tiemblo, en Ávila solo tiene un pero, y es la mucha popularidad que la rodea. Esto hace que los fines de semana de otoño el camino se vuelva una especie de procesión de la castaña donde es difícil disfrutar del silencio. Pero, fuera de esa temporada, e incluso si tenemos la suerte de poder ir entre semana, el lugar es impresionante y perfecto para recorrer con los niños a partir de 3 años de edad.

Qué hay que saber de la ruta senderista del Castañar del Tiemblo

Muy cerca de Madrid,  apenas 1 hora y cuarto, en el pueblo de El Tiemblo, se encuentra este magnífico castañar, que es el orgullo de la comarca, y que, especialmente durante el otoño, parece salido de un cuento. Antes de subir, solo si es fin de semana, hay una caseta de control donde, entre octubre y diciembre, para controlar la entrada al castañar y no sea un infierno de cosas tiradas por el suelo e insensatos que no saben cuidar los espacios naturales, se cobra una tasa de 6 euros por coche y 2 euros por persona. Podemos ahorrarnos los 6 euros si aparcamos el coche en el pueblo y cogemos allí un autocar municipal que lleva al castañar, pero en cualquier caso habrá que abonar dos euros por persona.

refugio el-castanar-de-el-tiemblo_375007
Refugio del Castañar del Tiemblo. Ávila.

Aunque son muchas las rutas que se pueden hacer por este castañar andando (la bici mejor dejarla para los expertos ciclistas, lo digo por experiencia…), lo más recomendable, si se va con niños, es hacer el recorrido marcado en el mapa de la entrada. Son unos cinco kilómetros muy bien indicados, en una ruta circular y por un camino de tierra bastante delimitado (hay que tener cuidado en la parte final pues si no seguimos bien las balizas podemos equivocarnos de camino). A partir de tres años mis niñas lo hicieron sin problemas, eso sí, hay que tener un poco de inventiva (si quieres conocer los trucos para que los niños hagan senderismo pincha aquí): que si aquí se encuentra la casa de los gnomos (miramos en el interior de un árbol), que si vamos a ver cuántas castañas cogemos, que si os voy a contar el cuento de cómo el lobo se convirtió en un lobo bueno en este bosque (iban cagadas pensando que se iban a encontrar con el lobo de Caperucita), y lo mejor de todo, ¡encontrar la casa de Caperucita!, un refugio de montaña que hay a penas  a 1 km y medio del comienzo de la ruta, les apasionará. Merece la pena entrar dentro, está muy bien cuidado y pintado con la fauna típica que podremos ver en el castañar.

Castañas del castañar del tiemblo. Solo en las rutas otoñales.
Castañas del castañar del tiemblo. Solo en las rutas otoñales.

Por supuesto, el objetivo es coger el mayor número de castañas posibles, con eso los tendréis entretenidos todo el trayecto. Hay que tener en cuenta que, aunque son pocos kilómetros y nosotros podríamos hacerlo en dos horas, los niños tienen las piernas cortas así que hay que multiplicar por dos el tiempo. Lo mejor es programarse el día, con comida y bebida incluida, que tendréis que llevaros porque una vez que entréis ya no encontraréis nada más que castañas. Eso sí, todo lo que se lleve hay que volver a traerlo en la mochila, ya que no hay una sola papelera (hay que recordar que es un espacio natural protegido, no un parque). No hay mesas, ni merenderos, solo una bonita explanada con solecillo y un pequeño puente a mitad de la ruta, bajo un inmenso castaño. Hay que ir abrigado, ya que estás casi todo el tiempo en sombra y, dependiendo del niño, un pequeño botiquín, ya que mis dos niñas se cayeron varias veces sobre los erizos de las castañas y tuve que sacarles las miniespinas con los dientes y aguantar varios lloros y gritos en el oído.

Castaño milenario o casa de los gnomos sin el gnomo (según se mire)
Castaño milenario o casa de los gnomos sin el gnomo (según se mire)

 El paisaje se tiñe de amarillo y rojo con las hojas de roble melojo y de castaño, además de algunos arbustos como avellanos, olmos, cerezos, sauces, majuelos, brezos y helechos. Pero lo más alucinante fue cuando se nos atravesó por medio del camino un corzo y nos quedamos tan flipados que mis hijas lo recuerdan como lo mejor de la ruta, los gritos de las niñas se debieron oír hasta en el pueblo. Además encontramos vacas, terneros, caballos, multitud de cabras, pajarillos, ardillas, y por suerte, ningún jabalí, porque sino todavía estaría corriendo.

 Una excursión con niños fácil y divertida que no debemos perdernos en otoño, junto con el Hayedo de Montejo.

Un comentario sobre “En busca de la castaña otoñal con los niños en el Castañar del Tiemblo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *