Hacia la Ruta de la Ducha de los Alemanes. @Patricia Fernández

Ruta corta y fácil con niños: La Ducha de los Alemanes

La Ducha de los Alemanes es una de esas cascadas escondidas de la Sierra de Guadarrama que pocos conocen. Es una ruta fácil, corta y con un paisaje boscoso que la convierten en una excelente opción para hacerla con los niños, ¡y al final les espera una sorpresa!

Te cuento el recorrido, qué vas a ver, y un poco de su historia (para que sepas por donde pones el pie)

No es que tenga dos guerrilleras en acción, pero he de reconocer que mis hijas son unas auténticas jabatas de la montaña y que andan más que los peregrinos de Santiago durante el verano; pero hay días en los que, por mucha motivación que les ponga, no hay manera de que suban ni las escaleras mecánicas del metro. Así que escogimos esta ruta que es fácil, corta, bonita y además tiene bichos ¡vamos, que lo tiene todo!

Dejamos que las gazapas se equipasen a su antojo; eso quería decir que iban a ir cargadas como turistas japonesas en la selva: prismáticos, cámara de fotos, jaula y lupa para observar bichos (que luego soltamos), caza mariposas, gorro y mucha crema solar. Y así, como si fuésemos cinco meses a la mismísima selva amazónica, partimos hacia el pueblo de Cercedilla, donde se encuentra el Valle de la Fuenfría, en el Parque Nacional Sierra de Guadarrama.

ruta de la Ducha de los Alemanes. Inicio. @Patricia Fernández
ruta de la Ducha de los Alemanes. Inicio. @Patricia Fernández

La Ducha de los Alemanes es un pequeño salto de agua, de unos 2 metros, del Arroyo de Navazuela, que brota del río Guadarrama, y su nombre se debe a que, a principios del siglo XX, los senderistas, algunos alemanes, en ese punto tomaban una ducha. Antes se llamaba “Chorro del Árbol Viejo” que a mí personalmente me gusta más, ya que suena como los nombres indios; ¡yo siempre he querido llamarme “Cabra perdida del monte”!

No se tarda más de 45 minutos andando, pero nosotros con las conejas tardamos unas 2 horas y media (ida y vuelta) porque había que pararse a intentar cazar mariposas a cada paso, o a observar arañas que se lanzan contra tu cara (esto es un aviso) o a beber agua…

Para ir hasta Cercedilla tienes varias opciones: si vas en tren, te advierto que el recorrido es bastante más largo, ya que deberás subir hasta la zona conocida como Las Dehesas, que es desde donde parte la ruta. En coche, encontrarás tres aparcamientos justo desde el inicio de la ruta senderista, pero si no vas pronto, o muy tarde, olvídate de aparcar porque estará más lleno que la piscina municipal de mi barrio en agosto.

El camino está indicado en casi todo su recorrido, pero como desde ese punto salen varias rutas, será mejor que estés atento sino quieres terminar en la otra punta de la sierra.

El camino es de tierra ancho, y el recorrido completo es de unos 5 km (2,5 de ida y lo mismo de vuelta). La única complicación que encontrarás es que todo es subida, y hay un tramo de calzada romana que, evidentemente, ya está un poco estropeada, (ya me gustaría que me durase a mí tanto el parqué de casa después de haber sido pisado por tanta gente) y que incordia porque hay que ir con cuidado de no torcerse los tobillos (aquí recomiendo para los más pequeños una bota que sujete el tobillo), así que ni se te ocurra subirles en chanclas si no quieres que dejen los arañazos de las uñas de los pies en cada piedra del camino para la posteridad.

Puente de los Descalzos. En la calzada romana de la Ruta de la Ducha de los Alemanes. @Patricia Fernández
Puente de los Descalzos. En la calzada romana de la Ruta de la Ducha de los Alemanes. @Patricia Fernández

Aquí comenzaron las primeras quejas: que si me duele, que si queda mucho, que si es cuesta arriba, que porqué nosotros subimos y los demás bajan… Pero no hay nada que no se arregle con un chupachús, que cierra bocas y sube los ánimos infantiles por lo menos durante 20 minutos.

Andando entre pinos, retama y jara, con centenares de mariposas y bichos volantes a nuestro alrededor, para disfrute de mi hija Alba, llegamos al famoso Puente del Descalzo, a 1 km de distancia. Este puente se construyó en la época de Felipe V y es donde confluye la calzada romana y la borbónica, desde ahí comienza el ascenso al Puerto de la Fuenfría (más quejas). Lo más curioso es que, si te fijas, todavía se pueden ver las huellas de los carros que pasaron por allí.

Desde el puente hay que seguir ascendiendo, sin desviarse, ya que hay una ruta marcada hacia la derecha que conduce a la Senda de los Miradores y que no es nuestro objetivo.

Pasamos una barrera, y continuamos ascendiendo lentamente (sobretodo con los niños) hasta llegar a un punto donde un gran mapa de madera tallada nos explica donde estamos, que algo ayuda en caso de que alguno todavía le quede alguna duda existencial (de donde venimos, a donde vamos… y esas preguntillas de la vida)

Mapa de las rutas de la Sierra de Guadarrama. Ruta de la Ducha de los Alemanes. @Patricia Fernández
Mapa de las rutas de la Sierra de Guadarrama. Ruta de la Ducha de los Alemanes. @Patricia Fernández

Tras la foto de rigor en el mapa, continuamos ascendiendo de nuevo, pero ¡ojo! esta vez por un tramo de carretera llamada la Carretera de la República que te conducirá hasta un cruce, que pasa por encima del propio arroyo, y donde encontrarás una clara indicación con carteles hacia la Ducha de los Alemanes.

Desvío hacia la Ruta de la Ducha de los Alemanes. @Patricia Fernández
Desvío hacia la Ruta de la Ducha de los Alemanes. @Patricia Fernández

A partir de este punto, la ruta discurre por el lindero del arroyo, y se convierte en un bosque cerrado de pinos y alfombrado de helechos que es más propio de los paisajes del norte que de la estepa castellana.

Aquí los niños deberán ir con cuidado por que hay piedras grandes y los caminos se estrechan, aunque lo máximo que puede pasar es que se tuerzan un tobillo o se caigan al arroyo y se mojen los pies, como mis hijas.

A los pocos metros encontramos la primera cascada: – ¡¡La Ducha de los Alemanes!! – y nos metimos como posesas, pero ¡¡error!!, no es esa, sino una que está unos pocos metros más adelante, así que tendrás que volver a calzarte, para descalzarte y remojarte en la siguiente cascada, que es la verdadera ducha de los alemanes y la sorpresa que nos esperaba al final del camino.

Tras unos minutos de éxtasis total viendo la cascadilla (no vamos a engañaros), intentos de pescar renacuajos y peces minúsculos, y unos cuantos tentempiés, descendimos por donde habíamos venido entre canción y canción, e historia va y viene, para evitar que se acordaran del camino y llegáramos sin daños colaterales psicológicos.

La verdadera Ducha de los Alemanes! @Patricia Fernández
La verdadera Ducha de los Alemanes! @Patricia Fernández

Si vuestros hijos, en la Ducha de los Alemanes, se quedan con ganas de continuar andando, la ruta sigue  hasta el Mirador de los Poetas, pero esa ruta senderista ya os la cuento en otro post, cuando las niñas se encuentren en modo Gild Scout.

Ruta: Ducha de los Alemanes

Dificultad: Fácil /media (por la subida)

Distancia: 5 km ida y vuelta

Desnivel: Todo subida ligera/moderada a la ida y todo bajada a la vuelta (esto es poco técnico pero es lo que necesitas saber si vas con niños)

Tiempo: 3 horas, si vas cazando mariposas. A paso de humano de más de metro y medio, no llegas a dos horas.

Salida y llegada: Las Dehesas de Cercedilla

Recomendaciones: Llevad agua para el camino, ya que no vimos ninguna fuente.

 

Un comentario sobre “Ruta corta y fácil con niños: La Ducha de los Alemanes”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *