¡Sobre un árbol de Madrid! Cabañas en los árboles en Lozoya

En una de mis búsquedas de hoteles chulos donde aterrizar con mi churri, en plan nidito de amor, resulta que me topé hace tiempo con unas cabañas en los árboles en Girona que, lejos de parecer la casa de Tarzán y Jane, más bien parecía un apartamento de lujo en pleno bosque. Todas mis esperanzas de ir en pareja parecieron disiparse cuando nacieron mis dos hijas, primero porque dejar a las gazapas para escaparnos es una tarea que requiere tirar de varias llamadas de teléfono y mucha psicología, y segundo: ¿cómo iba a ir a una casa en los árboles sin ellas? si seguramente la iban a disfrutar más que yo. Así que ya solo me quedaba esperar a que hicieran las cabañas tamaño familiar.

¡Pues sí!, ¡se puede!. Cuál ha sido mi sorpresa cuando, además descubrimos hace apenas unas semanas que además de construir las cucas cabañas de maderas en tamaño familiar de 4, además están cerquita de Madrid.

© Jose Ramon Aguirre

terraza de la cabaña ¡alucinante! © Jose Ramon Aguirre

El lugar en cuestión se encuentra en el camping Monte Holiday de ecoturismo,  en pleno Parque Nacional de la  Sierra de Guadarrama. Allí terminamos hace unos meses cuando decidimos ir por primera vez de acampada toda la familia (eso os lo contaré en otro post), y nos enteramos que estaban a punto de acabar unas cuantas cabañas en los árboles para familias (tienen otras para parejas pero mucho más simples).

Y allí que nos hemos ido a probarlas. Agarramos dos pantalones, los bikinis, un par de toallas y unas botas montañeras (las muñecas de Peppa Pig, las raquetas de ping pong, media docena de cuentos para pintar, las cartas de las niñas, el bingo en inglés, los flotadores…, ya sabéis como funciona lo de los niños) y fuimos a unos 80 km de Madrid, en Gargantilla del Lozoya.

El camping es tranquilo y está perfectamente equipado, con lo que, además de estar en las cabañas, también podremos disfrutar de las instalaciones que nos ofrecen que son muchas: piscinas, pistas de tenis, voley playa, baños limpísimos, un cuidado bar con terracita, un restaurante, una pequeña tienda…

© Jose Ramon Aguirre

Piscina del camping Monte Holiday © Jose Ramon Aguirre

Las cabañas son ¡alucinantes!, no os preocupéis por estar a unos cuatro metros del suelo sobre un árbol, realmente están sostenidas por pilares de madera y son muy sólidas, aunque se mueven ligeramente y da un poco de cosa cuando las niñas se dedican a saltar como canguros en el interior. Se sube por unas cómodas escaleras, no tenéis que colgaros como chorizos ni trepar como monos, (me acordaba yo de cómo subían los ewoks de la Guerra de las Galaxias y prefiero no verme en una de esas…) y cuentan con 12 metros de terraza ¡más grande que mi salón!. Todo de madera y perfectamente acorde con el entorno, más parecía que estábamos en la sabana africana, y que por un lateral nos iba a parecer un elefante, que en la sierra madrileña ( aunque me río yo de las vistas de Masai Mara, porque las nuestras eran chulísimas).

©Jose Ramon Aguirre

Interior de las cabañas ©Jose Ramon Aguirre

El interior está fenomenal, con una pequeña cama de matrimonio y dos camas individuales, una nevera, un microondas y un servicio (sin ducha). Vamos que si no fuera porque las niñas demandaban piscina como renacuajos no hubiéramos salido del recinto. Además la decoración tiene mucho encanto, con sus edredones lilas y las cortinas haciendo juego, y una infinidad de cojines.

En invierno cuenta con un calefactor (no está recomendado hacer fuego en la madera por razones obvias), aunque en verano conviene no dormir la siesta en su interior porque hace un calor que derrite, (ahí a los ewoks con todo su pelazo les da un lipotimia fijo), pero para eso está pensada la hamaca familiar que hay debajo de la cabaña, totalmente a la sombra y en la que había tortas entre mis hijas por montar.

El restaurante ofrece platos muy variados. Y las noches sabadeñas culminan con estupendos grupos en directo o espectáculos de magia que invitan a más de un gin tonic (una pena que cuando estábamos más animados, las conejas cayeron desvanecidas sobre las mesas de madera del local, por mucho que intentamos introducirlas en el mundo de la farándula nocturna nos tuvimos que ir a la cabaña a ver las estrellas).

© Jose Ramon Aguirre

Conciertos en el bar del camping © Jose Ramon Aguirre

El restaurante El fogón de Guille es para darse un homenaje. Platos cuidados de autor, que hace que merezca la pena por lo menos una visita (sino más de una).

Y, cuando por fin conseguimos salir de la piscina, en la que me pasé mañanas y tardes viendo como mis pequeñas sardinillas tragaban agua, resulta que descubrimos que también tienen un parque de multiaventura donde los niños pueden, pagando una entrada, tirarse por una tirolina gigante, subirse por cuerdas y puentes tibetanos (ya no nos hacía falta estar en África, ya teníamos los monos en casa) o meterse en una bola inmensa y que te lancen por un terraplén dando vueltas (cosa que no probé no fuera a ser que se me saliesen del estómago los ricos platos de Guille).

© Jose Ramon Aguirre

Parque de multiaventura © Jose Ramon Aguirre

Por cierto, también tienen actividades para los más pequeños los fines de semana, con un animador infantil, y además organizan infinidad de rutas de ecoturismo, avistamiento de aves, visita a una granja o observación nocturna de animales.  Aunque, si preferís hacerlo por libre, hay muchísimas rutas y piscinas naturales por los alrededores, como por ejemplo la Ruta de la Cascada del Purgatorio, de la que ya os he hablado en otra ocasión.

Totalmente recomendable para ir con los enanos.

Dónde: Camping Monte Holiday. Gargantilla de Lozoya

Tel. 91 869 52 78

Precios: la cabaña de 4 personas son 160 €, con aparcamiento para el coche.

Web. www.monteholiday.com

8 pensamientos en “¡Sobre un árbol de Madrid! Cabañas en los árboles en Lozoya”

    1. Hola Mónica, yo no conozco exactamente los precios, creo recordar que la cabaña para 4 sale por unos 160 €, pero mejor preguntárselo al camping. Te paso el enlace http://camping.monteholiday.com/. Espero que te gusten las cabañas y que lo paséis muy bien, a nosotros nos encantaron.

      Gracias y un cordial saludo,

      Patricia

    1. Hola Elena, yo no soy la que llevo el Camping, solo soy una madre que ha ido allí y le ha gustado tanto que lo he escrito en mi blog. Para poder reservar tienes que ponerte en contacto con ellos, yo creo que en el propio artículo viene el enlace con su página y su número de teléfono. Espero que te lo pases muy bien, merece mucho la pena!! Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *