Apostando en el Hipódromo de la Zarzuela ©Patricia Fernández

El Hipódromo de la Zarzuela con los niños. Carreras para niños

El Hipódromo de la Zarzuela es uno de esos planes de domingo con los niños que te alegran la mañana y te sorprenden más que ver estudiar a tus hijos sin que se lo hayas dicho cientos de veces antes. El hipódromo siempre se ha conocido por sus noches, esas en las que las copitas y los cuerpos serranos, de las personas y de los caballos, se lucen bajo la luz de la luna; pero ahora que somos padres, y hay que buscar alternativas a la luz del sol, nos ha hecho mucha ilusión saber que el hipódromo dedica algunos domingos a nuestros cachorros humanos, sorprendiendonos con un montón de actividades para ellos. 

Domingos con niños en el Hipódromo de la Zarzuela

La pista de cerca en el Hipódromo de la Zarzuela. ©José Ramón Aguirre
La pista de cerca en el Hipódromo de la Zarzuela. ©José Ramón Aguirre

No es que sea de las que llevan pamelas ni tocados churriguerescos en el pelo, pero mis hijas son unas apasionadas de los caballos en todas sus formas: peluches, playmobil, películas… y, por supuesto, los caballos de carne y hueso, con crines y todo… Pero lo que nunca pensé es que terminaría llevándolas a las carreras del Hipódromo de la Zarzuela.

Para mí el Hipódromo era un lugar donde hace años se tomaban copas de noche y donde iba el personal de élite a ligar de forma glamurosa, pero ¡oh sorpresa, para nada! El Hipódromo de Madrid, no tiene nada que ver con la clásica visión de Ascot, sino más bien se acerca a una versión castiza de las carreras de San Lucar de Barrameda, con actividades infantiles incluidas.

Resulta que los domingos, salvo el invierno, el Hipódromo organiza carreras de caballos donde el público puede apostar. Hasta ahí, es un poco lo que ya sabíamos; pero lo que nos dejó con la boca más abierta que la estepa castellana es que, un domingo al mes el Hipódromo se une a las oferta infantil con un montón de actividades pensadas para ellos, durante las mañanas de las temporadas de primavera y otoño.

 

Paseos en poni. Hipódromo de la Zarzuela. ©Patricia Fernández
Paseos en poni. Hipódromo de la Zarzuela. ©Patricia Fernández

Para empezar, la entrada es gratuita para todos los menores de 18 años, lo que ayuda a la desgastada economía de los padres. Además, se ofrecen un montón de hinchables gratuitos dedicados al mundo equino, es decir, con forma de caballo, pódium…. Los niños pueden tener su primer contacto con los ponys dando un paseo sobre ellos gratis (el paseo es una vuelta de 1 minuto, pero algo es algo y se puede repetir) y, lo mejor de todo, un domingo al mes se hacen carreras de Ponyturf.

Las apuestas y las carreras de ponis en el Hipódromo de la Zarzuela

Para aquellos que estén tan peces en la materia caballar como yo, es decir, sé lo que es un caballo porque lo he visto en las películas, y poco más; el Ponyturf es una divertidísima carrera de ponis montados por niños de entre 8 y 12 años. Apostamos a uno de ellos, y, de la emoción que me recorría todo el cuerpo, mis gritos superaban a los de mis hijas en las gradas incluso antes de que los ponis empezaran a correr (son los beneficios de ser madre, que lo de la vergüenza lo dejaste de lado hace tiempo). Fue espectacular, nunca pensé que un poni, que parecía salido del tiovivo del Parque de Atracciones, fuese capaz de correr de esa manera.

Lo cierto es que nunca había imaginado que apostar a los caballos fuese tan emocionante y divertido. Lo bueno es que puedes apostar desde 1 euro, a varios tipos de apuestas. Como nosotros no somos ni mucho menos entendidos en la materia, por mucho que me haya visto ciento de veces la peli del El Golpe, apostamos a que nos toque algo, es decir, a las apuestas más fáciles pero que menos ganas: a que nuestro caballo quedaría entre los 3 primeros. No importa las ganancias, la emoción para los niños de que has ganado y verlos gritar como descosidos en las gradas es suficiente recompensa.

eligiendo el mejor caballo del programa. Hipódormo de la Zarzuela. ©Patricia Fernández
eligiendo el mejor caballo del programa. Hipódormo de la Zarzuela. ©Patricia Fernández

Cómo se hacen las apuestas en el Hipódromo de la Zarzuela

Cada domingo, las carreras empiezan sobre las 11.30, y se repiten cada media hora, hasta un total de unas 5 o 6 al día. La temporada empieza en abril y termina en noviembre-diciembre. Durante el verano solo hay jornadas nocturnas por aquello de la solanera madrileña.

Lo mejor es coger un programa (gratuito) y apostar por los favoritos, así casi casi que aciertas. Nosotros apostamos 1 euro cada uno a un caballo y claro, así es muy difícil equivocarse y siempre nos llevamos alguna moneda de más a casa. Pero mis hijas se volvieron expertas tras su primera apuesta y ahora nos hacen ir al Paddock, o zona donde se exhiben los caballos que van a correr en la próxima carrera, para que podamos hacernos los entendidos viendo si son nerviosos o musculosos, o bonitos, o cualquier cosa que haga que apostemos por ellos, aunque no tengamos ni  idea (de echo la última vez escogimos uno que era tan nervioso que se escapó del Hipódromo y no lo volvimos a ver, no sé si todavía lo andarán buscando o ya anda en la Coruña).

Después, solo hay que apostar en las taquillas (hay un puesto de información donde te ayudan si no tienes ni idea), y subimos a las gradas, boleto en mano a gritar como posesos el número de nuestro caballo. A veces ganamos y la mayoría no, pero nos reímos un montón.

Otras cosas que tiene el Hipódromo de la Zarzuela para los niños

Como todos conocemos a los niños, lo exigentes que son cuando tienen hambre o sed, hay una amplia zona de Food Tracks (puestos de comida rápida) con mesas y sillas, y mucho chiringuito cervecero para tomar aperitivos ricos. También se ofrecen talleres para niños de galletas y manualidades para los menos adeptos a los caballos; e incluso, en ocasiones hay conciertos mañaneros aptos para churumbeles (nada de reggaetón).

Zona de los Food Track sin montar porque era muy pronto. ©Patricia Fernández
Zona de los Food Track sin montar porque era muy pronto. ©Patricia Fernández

Una opción nueva es la de hacer un Hipotour, es decir, un tour turístico por el hipódromo antes de la primera carrera y que te cuenten los intríngulis y misterios del lugar; también te explican cómo entender la programación, quienes son los mejores jockeys, los secretos de las apuestas… pero eso nosotros todavía no lo hemos probado y preferimos aventurarnos por intuición y, según mis hijas, por el caballo más bonito o que tenga un mejor peinado.

Os aseguro que es un excelente plan para las mañanas de los domingos con los niños.

Hinchables para niños en el hipódromo de la Zarzuela. ©Patricia Fernández
Hinchables para niños en el hipódromo de la Zarzuela. ©Patricia Fernández

Datos prácticos del Hipódromo de la Zarzuela

Precio: niños menores de 18 años gratis. Los adultos 7 euros.

Temporadas: desde abril hasta noviembre-diciembre.

Horario: Los domingos desde las 11:30 hasta las 14:00 h, en primavera y otoño; y los veranos por las noches a las 20:00 horas.

Tiene parking gratuito

Se puede comer en el interior, pero está prohibido pasar con comida.

Tanto los hinchables como los paseos en poni son gratuitos con la entrada.

Se puede apostar desde 1 euro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *