Rutas por Madrid con carro de bebés ©J.R. Aguirre

Rutas con carro de niños por la sierra de Madrid

Si eres de esos padres o madres inquietos que necesitan el campo más que las amapolas, y quieres que tus hijos lo disfruten tanto como tú, aunque sea desde la perspectiva de un carrito, te voy a dar unas cuantas rutas senderistas con carrito de niño que pueden salvarte de morir dentro de casa el fin de semana.

Rutas fáciles con carrito de niño en Madrid

En la Comunidad de Madrid tenemos la suerte de tener algunas rutas senderistas muy fáciles y cortas para que uno pueda ir empujando el carrito de un bebé sin dejarse los riñones en el intento.

Algunas de ellas tienen caminos más anchos y cómodos, y en otras tendrás que hacer un poco más de cabriolas para pasar algún que otro tramo más complicadillo o cuesta arriba, pero todas ellas son aptas para que puedas disfrutar de un día de campo y hacer un pequeño senderismo con tus hijos.

Eso sí, te recomiendo que lleves un carro que aguante los baches del camino y que sea ligero si no quieres dejarte los higadillos por el camino.

1.- La cascada del Purgatorio, en Rascafría

Ruta a la Cascada del purgatorio con carrito de niños
Ruta a la Cascada del purgatorio con carrito de niños © José Ramón Aguirre

Una de mis preferidas. Se trata de una ruta muuuuy fácil, por un camino ancho, y que va subiendo muy suavemente durante 6 kilómetros de ida y 6 de vuelta.

Sale desde el Montasterio del Paular,  pasa por las famosas piscinas naturales de las Presillas, y continúa paralela al arroyo del Aguilón, hasta llegar a una pequeña cascada muy bonita.

La mejor para llevar a los polluelos andando o en el carro. Aunque justo al final hay una zona de piedras en la que el carrito no entra, y es mejor coger al polluelo en brazos y, con mucho cuidado, acercarse a patita a ver la cascada.

Si quieres conocer esta ruta a fondo aquí te cuento todos los detalles.

2.- El Bosque Finlandés con carrito de niños

ruta Bosque Finlandés con carro de bebés ©J.R. Aguirre
ruta Bosque Finlandés con carro de bebés ©J.R. Aguirre

En la misma zona, también en frente del Monasterio del Paular, se encuentra un pequeño bosquecillo de álamos, abedules y abetos, lleno de encanto conocido como el Bosque Finlandés. El porqué del nombre me imagino que se debe a su parecido con aquellos bosques, porque incluso tiene una pequeña cabaña de madera frente a un lago, que da la impresión de que va a salir un abuelo de barba blanca y un husky siberiano en cualquier momento.

Aunque no hay señalización, no hay lugareño que no lo conozca, podéis preguntar a cualquiera que pase por ahí, ya que la ruta comienza justo en el Puente del Perdón.

La ruta es cortita, y muy fácil. No tiene pérdida, y no hay más que dar la vuelta al lago y perderse por entre los árboles para sentirnos como en Noruega, pero a la madrileña. El paseo no dura más de 15 o 20 minutos.

3.- La cascada de San Mamés con carro

La chorrera de San Mamés. © Jose Ramon Aguirre

En el Valle de Lozoya se encuentra la cascada de San Mamés, la cascada más importante de la Comunidad de Madrid.

La ruta sale del mismo pueblo de San Mamés, y aunque el 90% de tramo se puede hacer cómodamente por un camino ancho de tierra, tengo que advertiros que deberéis estar en forma para empujar el carro cuesta arriba todo el camino, porque evidentemente las cascadas no están a pie de calle… Pero es algo llevadero, ya que a penas hay desnivel, aunque sí una continua subida.

En total, es decir, ida y vuelta, la ruta no llega a los 8 kilómetros, por lo que es perfecta para ir con los niños, y el camino es sencillo, salvo el tramo final, momento en el que hay que atravesar un riachuelo, que con el carro es casi imposible. Pero podéis dejarlo a un lado para ver la cascada porque apenas quedan 500 metros para el final, y la cascada es realmente preciosa. Yo recomiendo llevarse un bocata y comérselo sentado en una piedra con los niños.

Si quieres conocer más detalles sobre esta ruta, aquí te dejo más información.

4.- La Chorrea de los Litueros con niños

Ruta Chorrera de los Litueros con niños
Ruta Chorrera de los Litueros ©Jose Ramón Aguirre

En Somosierra se encuentra el chorro de agua más alto de la Comunidad de Madrid, se trata de la Chorrera de Litueros.

No es que sea espectacular, pero si estamos por la zona merece la pena acercarse a verlo. La ruta a penas tiene 2 kilómetros ida y vuelta, así que es perfecto para que los niños más pequeños conozcan la cascada sin andar mucho.

La ruta no es gran cosa, un caminillo ancho y cómodo, salvo por un pequeño riachuelillo que hay que saltar, y la parte última, en la que es imposible llegar con carro (os podéis quedar justo ahí), y hay que tener cuidado con los niños, porque hay piedras y con el agua escurre un poco.

El camino no tiene mucho misterio pero es un buen sitio para dar un paseo corto, donde pastan las vacas y rodeado de algunos arbolillos, entre páramos abiertos.

Aquí te dejo más información sobre esta ruta con carro y niños.

5.- Ruta a la Ducha de los Alemanes con niños

Ruta a la ducha de los Alemanes con niños
Ruta a la ducha de los Alemanes con niños @Patricia Fernández

Esta es una ruta para Supermanes y Superwoman, para los que no hay dolor, ya que es cuesta arriba todo el camino. Aviso, no lo intentes si tu carro no es todoterreno. Lo bueno, es que a la vuelta es todo bajada.

Realmente esta ruta no se puede hacer con carro hasta el final, pero hay un buen tramo que discurre por una pista forestal bien acondicionada y que conduce hasta el Puerto de la Fuenfría y que es un paseo muy bonito para poder hacer con niños y carrito.

Parte del parking de Las Dehesas de Cercedilla, en el Valle de la Fuenfría. Evita ir por la calzada romana a no ser que sea una Superwoman, sino que continúas por la carretera hasta llegar un paso canadiense y de ahí parte la ruta. La ruta discurre por una pista de tierra, en la que daremos las gracias a los romanos profundamente por no haber seguido poniendo piedras…, excepto el primer tramo que es una pista asfaltada sin vehículos.

La ruta no llega a los 5 kilómetros ida y vuelta y, como ocurre casi siempre, la parte más bonita es la última, pero el camino en sí también merece la pena.

Para conocer más detalles sobre esta ruta pincha aquí.

6.- El Castañar del Tiemblo con carro y niños

Ruta al Castañar del Tiemblo con niños. Ávila. ©José Ramón Aguirre
Ruta al Castañar del Tiemblo con niños. Ávila. ©José Ramón Aguirre

Aquí nos salimos del Comunidad de Madrid para adentrarnos en Ávila, pero no está demasiado lejos.

Evidentemente, el mejor momento para hacer esta ruta es en otoño, cuando todos los castaños se ponen amarillos y vas paseando pisando castañas.

El sitio es uno de los más bonitos que conozco en la zona, pero también de los más concurridos, así que prepárate para darte un madrugón, o ir entre semana, porque hay pedir la vez como en la carnicería, ya que últimamente han limitado los accesos al castañar por la gran demanda de gente que había y por la incivilización de unos pocos. Una pena…

La ruta se puede hacer perfectamente en carro, aunque mejor si es un carro de campo, ya que el camino tiene baches. A pesar de que es cuesta arriba en gran parte, es ancho y de tierra, y aunque son unos 6 kilómetros toda la ruta y en forma circular, se hace cómodamente, aunque recomiendo llevarse para comer, porque el sitio es tan bonito que te quedarías a vivir allí de por vida.

Si quieres conocer más detalles sobre esta ruta sigue este enlace.

Seguro que hay más rutas que se pueden hacer con carro, y si tenéis alguna sugerencia para otros senderistas con carro y niños, no dudéis en proponérmela.

Feliz ruta con niños!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *